Así no vamos a ninguna parte

Hoy ha nacido la criatura: un libro de relatos que viene al mundo con el título de ‘Así no vamos a ninguna parte’. Lo publica la editorial 120 Pies, especializada en obras en formato electrónico, y se puede comprar aquí por 4 euretes de na’a😉

Culmina así más de un año de trabajo, desde que en octubre de 2014 se pusieran en contacto conmigo las dos responsables de la editorial, Lourdes Castro y Ángela Medina. Me conocieron gracias a unos textos que me publicaron en la revista ‘Caperucita Negra’. Fue posible gracias a que este fanzine abulense, al que nunca estaré suficientemente agradecido, asistió a la Verbena Fanzinera que se celebró en El Campo de Cebada (Madrid).

Ha sido una suerte poder trabajar con ellas. Defienden la edición de mesa, que consiste en que desde la editorial te ayudan a mejorar los textos. Cada cuento que les pasé lo analizaban y me decían los puntos fuertes y flojos. Yo me encargaba de rehacerlo las veces que fueran necesarias hasta que el resultado nos convencía a todos. Realmente he podido aprender mucho, muchísimo de ellas. Un porcentaje enorme de lo que hay en el libro es de ellas.

En total son 17 relatos. Seis de ellos, son antiguos, aunque, como decía, han sido modificados (creo que a mejor): ‘Te miro mientras fumas’, ‘Millones a cascoporro’, ‘Uno de los 243 Antonios que vencieron a las 122 Shirleys’, ‘ Mi abuelo come moscas’, ‘Carraspeos’ y ‘168: Plaza de Mayo-Avenida de las Acacias (miércoles)’.

Los otros 11 cuentos han sido escritos para este libro (‘Bye-bye, my darling’. ‘De la orina de papá’, ‘Little, little fingers’, ‘Virgen del Pelo’. ‘Porronponpón’, El monstruo en lo alto del armario’, ‘Guau-guau’, ‘Verde y blando’, ‘El rugir del Mío Cid’, ‘El gigante de Puebla de Alcocer’ y ‘Huevos duros con tomate’). Predominan los relatos de ambientación rural. Yo nunca me había dado cuenta de esa “tendencia” en mi escritura, pero en la editorial me lo dijeron y me invitaron a que explotara esta vía porque no es muy habitual que un escritor (más o menos) joven ambiente sus historias en los pueblos.

Por cierto, el título es una frase que se repite varias veces en un cuento de J.D. Salinger que se titula ‘Linda boquita y verdes mis ojos’. Es un autor que siempre me ha gustado y también les encanta a Lourdes y Ángela. Me pareció una buena frase para ejemplificar las situaciones de bloqueo en las que suelen acabar muchos de mis personajes, entre los que predominan los perdedores e inadaptados.

Solo me queda decir lo mucho que me gusta la portada que han diseñado en The Woork Co. Y la ilusión que me hace poder publicar este libro. Espero que os guste.

Portada v3

Publicado en Concursos y encuentros | Etiquetado , , , | 4 comentarios

Cristales negros contra la Violencia de Género

Allá por 2010 publiqué en este blog un microrrelato titulado ‘Tras los cristales negros’ que recientemente, debido al Día Internacional contra la Violencia de Género, me ha dado un par de alegrías.

La primera, enterarme de que el Ayuntamiento de Fuente Vaqueros (Granada) lo ha publicado en el folleto de actividades contra violencia de genero.

IMG_4970

La segunda es que el dramaturgo abulense José Antonio Jiménez ha utilizado el mismo microrrelato en una actividad que ha desarrollado por distintos puntos de la provincia de Ávila. Pinchando aquí podéis escuchar el microrrelato a partir del minuto 2 (el audio pertenece a una emisión de la Cadena Ser).

Publicado en Concursos y encuentros | Etiquetado , , | 10 comentarios

A la parrilla

Los viejos rodean la plaza del pueblo y se pasan el día ahí, viendo pasar la vida bajo sus gorras de cajas rurales. De vez en cuando llega un coche, algún conductor despistado que cogió la salida equivocada en la Nacional. Si pregunta cómo volver a la carretera, los ancianos salivan y le señalan el camino de los pinares, ese que se pierde en una maraña de senderos. Mientras unos encienden las brasas, otros cogen palas, hachas y cuchillos y comienzan a andar, con los pies pegados al suelo, en dirección a los pinos.

By MrSickboy50

By MrSickboy50

Publicado en De escalofrío, Viejetes | 2 comentarios

Re-retrato

pecasNumero tus pecas por la noche, cuando duermes, para que no me creas un loco. Escribo una cifra minúscula al lado de cada mancha y luego uno los puntos por estricto orden. El resultado es siempre el dibujo de otra cara, con otros ojos, otra nariz, otra boca y otras pecas, que también numero.

Publicado en Amor o algo así | 7 comentarios

Y nada más

file8641250647372

Fue a mitad de curso cuando el profesor se dio cuenta de que la situación era insostenible. Contó 53 niños en clase. Muchos compartían pupitre y silla por parejas; otros se amontonaban en el suelo o incluso en el armario. Decidió que no volvería a llevarles a la sala de audiovisuales. Estaba convencido de que surgían como setas en la oscuridad de esa maldita aula, a la luz del vídeo. “Se acabaron las películas, chicos –sentenció a gritos para imponerse al guirigay escolar-. A partir de ahora iremos a la piscina, a donde cubre”.

Publicado en Inimaginables, Niñatos | 5 comentarios

Gordo, gordo, gordo

Se mirara como se mirara, la nariz, además de larga y puntiaguda, estaba torcida. Tampoco le gustaban sus ojos abesugados, negros como botones; ni esa boca, ridícula de pequeña. “Y encima estoy gordo, gordo, gordo…”, murmuraba el muñeco de nieve mientras se acercaba, poco a poco, al fuego.

Foto by Jamierodriguez37

Foto by Jamierodriguez37

Publicado en Uncategorized | 8 comentarios

Postda(m)ta

Fue un detalle por tu parte que, antes de irte de casa, me dejaras una nota en la cocina. Quiero pensar que no encontraste otro trozo de papel y por eso inmortalizaste tu despedida final en la postal que compramos en nuestro viaje a Alemania, cuando visitamos ese palacio de nombre impronunciable.

“Ni la paz será fácil contigo”, leí.

Al dar la vuelta a la postal, me pareció ver que Churcill reía.

FullSizeRender

Publicado en Uncategorized | 7 comentarios