Archivo de la categoría: De todo un poco

Mala baba

Tener en las manos tu libro, tu propio libro, ha sido una de las experiencias inolvidables que me deja este 2018. Acariciarle el lomo, rascarle los rincones, sacudirle las costuras. La criatura se llama ‘Mala baba’ y ha sido publicada … Seguir leyendo

Tu voto:

Publicado en De todo un poco | Etiquetado , , , | 2 comentarios

Papeles de colores

A papá le quitamos el polvo una vez por semana. O antes si tenemos visita. Con pasarle el plumero por encima es suficiente, pero los días que andamos bien de tiempo le echamos Cristasol en las pupilas, le sacudimos el … Seguir leyendo

Tu voto:

Publicado en De todo un poco | Etiquetado | 2 comentarios

Mira como floto

Era un mocoso la primera vez que vi a mi padre andando sobre el agua. Fue en una acequia de riego, a las afueras del pueblo. Poca cosa, la verdad. Tenías que fijarte mucho para ver que sus pies no … Seguir leyendo

Tu voto:

Publicado en De todo un poco, Viejetes | Etiquetado | 8 comentarios

Diga treinta y tantos

Llega zumbado una nueva criatura. Se llama ‘Diga treinta y tres’ y es una recopilación de otros tantos microrrelatos que han ido saliendo en este blog desde que abriera sus puertas. La diferencia es que ahora están “vestidos de domingo” … Seguir leyendo

Tu voto:

Publicado en De todo un poco | Etiquetado , , | 4 comentarios

Fetos

Los que nacen muertos, los guardo en grandes tarros de cristal llenos de alcohol, con tapa de rosca. Suelen ser cuerpos deformes, pequeños monstruos sin brazos o sin piernas, o con una cabeza desproporcionada. Una vez me salió uno con … Seguir leyendo

Tu voto:

Publicado en De todo un poco | 9 comentarios

Microrregato

No hay amor más profundo que el que mantienen mi gata y mi zapatilla derecha. Es una relación seria, de esas que exigen ir conociéndose poco a poco, profundizando sin prisas en cada detalle. La otra (la izquierda) y yo … Seguir leyendo

Tu voto:

Publicado en De todo un poco | 14 comentarios

Por la espalda

Eran todo ventajas tener una cicatriz móvil. Si quería asustar a los niños que enruidaban el barrio, se la ponía atravesando la cara. Medio escondida en el pecho, asomando entre los botones de la camiseta abierta, cuando quería que alguna … Seguir leyendo

Tu voto:

Publicado en De todo un poco | 3 comentarios