Superpoderes

Por aquella época éramos capaces de hacer cosas increíbles. Como atrapar el sol en un Casio con calculadora, por ejemplo. O lograr que toda la luz de ese bola de fuego se posara sobre los ojos de Bermejo en el preciso momento en el que la profesora le preguntaba por la capital de Bulgaria.

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

Al escondite inglés

maniqui_escaparate

Cuando llega el buen tiempo, les quitan sus abriguitos para ponerles ropa de nueva temporada. Fuera calcetines y zapatos. Ni siquiera se mueven al hacerles cosquillas con las chancletas. El blanco de su piel delata meses sin ver el sol, pero eso poco importa. Ninguno quiere ser el próximo eliminado.

Publicado en Niñatos | 8 comentarios

Achús

Cada vez que estornuda, se le caen un montón de palabras. Las recoge como puede, con esa torpeza tan suya. “Perdón, perdón”, nos dice azorado. Y vuelve a tragárselas en silencio.

Publicado en Inimaginables | 6 comentarios

Matanza

Litronas_callejon

A la octava cerveza comienza a pensar que las litronas tiradas por el suelo de ese sucio callejón son cuerpos decapitados. Ve los tapones a rosca como si fueran cabezas y se le dibuja una sonrisa mientras los pisa. Craaaack. Craaaack. Los cristales son órganos amputados que él guarda en sus bolsillos según forma y tamaño, como un coleccionista meticuloso. Solo falta la sangre, pero eso tiene fácil solución.

Safe Creative #1405240913476

Publicado en De escalofrío | 6 comentarios

Microrregato

Hay nuevo bicho en casa

Hay nuevo bicho en casa

No hay amor más profundo que el que mantienen mi gata y mi zapatilla derecha. Es una relación seria, de esas que exigen ir conociéndose poco a poco, profundizando sin prisas en cada detalle.

La otra (la izquierda) y yo nos limitamos a observar cómo evoluciona ese romance carcomidos por los celos. Hablamos de banalidades, fingiendo que no nos importa que ellos sigan con su empalagoso juego de mordisquitos.

Pero ahora mismo la gata se asoma a la ventana y les juro que no soy yo, sino la otra (la izquierda), quien está asestando un buen puntapié al culo del minino.

Publicado en De todo un poco | 14 comentarios

Formicidae

Nada más quedarme dormido, se rompe la extrema rigidez de las hormigas. Esas manchas negras, las mismas que antes daban forma a las palabras de cada página, se ponen en movimiento en cuanto cierro los ojos. Recorren mi cuerpo con sus patas en forma de letras y se hacen fuertes en el ombligo y otras oquedades. Poco antes de amanecer, entran por las orejas (casi puede notar cómo me pisotean la cara). Luego despierto con el libro en blanco y la cabeza repleta de insectos.

Publicado en Uncategorized | 10 comentarios

Papas y estrellas

Solo se acerca a mí en los recreos, en el preciso instante en el que abro la bolsa de patatas fritas. Me las roba casi todas, una tras otra, mientras se enrolla con la misma historia de todos los días. La tontería de que no saben igual aquí que en Michigan (siempre pone el mismo ejemplo) porque las “papas” se impregnan del ambiente. Esto último lo dice agitándolas en el aire, como si las pringara en una salsa imaginaria. Nunca digo nada, así que debe creer que soy tonta. De hecho, no tarda mucho en irse con sus amigos a otro rincón del patio. Yo me quedo con las migas que saben… no sé cómo explicarlo… un poco a Wisconsin en pleno invierno.

———————————————————————————————————

Hacía mucho tiempo que no ponía música a un microrrelato, una práctica que antes sí  ejercitaba en este blog y que me la han recordado los ‘Microrrelatos Musicales’ de Luisao. Aquí podéis degustarlos.
Publicado en Amor o algo así | 6 comentarios