Cosquilleo monetario

Cuando me rasco los sobacos suena un tintineo de monedas que, de alguna forma, me tranquiliza. Si levanto los brazos y salto, igual que si bailara una jota, también chocan. Lo escucho e inmediatamente pienso que las cosas van bien. Todo va bien, muchacho. Respira, relájate un poco. Túmbate, ráscate más, que atrone el oro (porque seguro que son de oro). Investiga tu cuerpo, me digo. ¿Quién sabe que otros tesoros albergarán partes como las ingles, las pantorrillas o las plantas de los pies?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Inimaginables y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Cosquilleo monetario

  1. Lo que le das al subrealismo últimamente. Y e este en particular, o al menos así lo veo yo, a la ironía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s