Trabajo acuátil

Nadie sabe por qué hizo un jardín junto al mar, bien pegado a la orilla. Aprovechaba la bajamar para romper la tierra de la playa con el rastrillo. Daba gusto verlo trastear con la arena, colocar suave cada semilla, bailar después con la regadera.

Todos los días terminaba empapado en sudor, con el sol resbalándole por la piel, y se quedaba vigilando su trocito de edén para evitar, entre palmas y jadeos, que las gaviotas robaran el grano. Solo cuando el mar subía y las olas lo cubrían todo, se marchaba a la taberna orgulloso del trabajo hecho.

 


 

Con este microrrelato probé suerte, sin resultado, en el II Concurso de Microrrelatos del Club de Lectura UNED Ávila. El requisito era incluir una frase de este poema de Antonio Machado. Pinchando aquí podéis acceder al ganador y finalistas.

DYPypX5XcAALRVO.jpg

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Concursos y encuentros y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Trabajo acuátil

    • Sí, es que yo creo que es un micro poco… definido, poco claro. La idea era reflejar ciertos trabajos que se hacen por el placer de hacerlos, sin esperar nada más. Algo que pasa la mayoría de las veces que escribimos. Dedicamos mucho tiempo a algo que hacemos con mucho cuidado y dedicación, pero que casi queda para uno mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s