Salar a mano

strawberry-tree-3327059_640.jpg

Despertarme a media noche y agarrarme a ti, como tantas otras veces. Con ansia viva, igual que un viejo acude a su andador. Taca-taca. Tu corazón late raro.

Y en el lugar donde debería estar un brazo, palpar una pierna. Y donde la pierna, una cabeza. La tuya, espero. Y recorrer un costillar repleto de escamas de río (trocitos de pez por toda la almohada). Y en el culo, en alguna zona indeterminada entre el hígado y el astrágalo, te crecen plumas de colores. A estas alturas de la vida, dirían tus ancestros.

Y cosido a un pezón, la etiqueta. Y leer: “80 por ciento inmoralidad, 20 por ciento costumbres”. Y también: “Salar a mano”. Y dudar por un momento de nosotros mismos, de saber darnos el punto justo, de no quedarnos sosos. Tú ya sabes.

Safe Creative #1805117069099

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Amor o algo así. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Salar a mano

  1. Raro, raro, raro. Te me estás pasando al subrealismo… o no quieres compartir lo que te tomas.
    Me gusta la naturalidad de la última frase entre tanto suceso paranormal.

  2. Ese Miguel no soy yo Pablo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s