A la parrilla

Los viejos rodean la plaza del pueblo y se consumen el día ahí, viendo pasar la vida bajo sus gorras de cajas rurales. De vez en cuando llega un coche, algún conductor despistado que cogió la salida equivocada en la nacional. Si pregunta cómo volver a la carretera, los ancianos salivan y le señalan el camino de los pinares, ese que se pierde en una maraña de senderos. Mientras unos encienden las brasas, otros cogen palas, hachas y cuchillos y comienzan a andar, con los pies pegados al suelo, en dirección a los pinos.

By MrSickboy50

By MrSickboy50

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De escalofrío, Viejetes. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a A la parrilla

  1. Ufff. Después de esto no te consiento que vuelvas a decirme que soy muy negro jajaja.
    Maravilloso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s