Formicidae

Nada más quedarme dormido, se rompe la extrema rigidez de las hormigas. Esas manchas negras, las mismas que antes daban forma a las palabras de cada página, se ponen en movimiento en cuanto cierro los ojos. Recorren mi cuerpo con sus patas en forma de letras y se hacen fuertes en el ombligo y otras oquedades. Poco antes de amanecer, entran por las orejas (casi puede notar cómo me pisotean la cara). Luego despierto con el libro en blanco y la cabeza repleta de insectos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Formicidae

  1. rubén dijo:

    Hola, acabo de iniciar el proyecto 365: escribir un relato por cada día del año. He visto tu blog navegando por internet. Si quieres seguirme, mi blog es: http://pepitas-de-oro.blogspot.com.es

  2. C.D.G dijo:

    Buen relato.
    De ese monumento de Buñuel y Dalí qué decir.

  3. Luisa Hurtado Gonzalez dijo:

    Que miedo y qué asquito, ya no sé si lo de leer, o lo de dejar un libro en la mesilla, o lo de escribir,… todo eso, ya no es lo mismo, no.

  4. David Moreno dijo:

    Pos alé ahora toca escupir todas las hormigas al papel en blanco ¿no?

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

  5. Me gustó, y suscribo el comentario de David.

  6. Gracias, Juan y Miguel Ángel!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s