Acabo de leer… ‘Reflexiones de un joven acerca de la sociedad moderna’

Reflexiones_de_un_joven_Luisao

“Hacemos todo lo contrario de lo que en mi modesta opinión deberíamos. En vez de expandir nuestro conocimiento, ampliar nuestras lenguas, hablar más idiomas y adquirir cultura extra, nos cerramos en la nuestra y plantamos cualquier tipo de excusa para justificar nuestra incapacidad para movernos de ahí”.

Al autor de ‘Reflexiones de un joven acerca de la sociedad moderna’ ya le admiraba antes de empezar a leer este libro. Luis Sánchez-Asiaín, más conocido como Luisao, es un músico como la copa de un pino nacido en Lisboa pero criado en Ávila. Yo le descubrí gracias a Proyecto Triolocría, un disco más adictivo que la Whopper con queso. Grandioso trabajo en el que se incluye, entre otros muchos temas, la sintonía de la sección ‘Literatura en Corto’.

El libro tiene sus años (se publicó en 2006) pero llama la atención la vigencia que siguen teniendo en la actualidad los temas que aborda. Es tristemente demoledor comprobar que hay cosas que nunca cambian. Luisao aborda, por ejemplo, la necesidad de buscar nuevas formas para “perfeccionar” la democracia. O los injustos recortes que se esconden bajo términos como “optimización de costes”. O nuestra telebasura: “Se considera y da por cierto que toda la población ha decidido, casi por decreto ley, consumir mierda, que el consenso es unánime e inamovible”.

La obra deja clara sus pretensiones desde el propio título. Se explica en el prólogo: “Este libro es un libro escrito con el único pretexto de reflexionar acerca del entorno que nos rodea, de lo que vemos, de lo que creemos, de lo que somos, de cómo vivimos, etc.”. Y quien reflexiona es un chico que, por aquellos tiempos, tenía 26 años. Hay que leerlo desde esa perspectiva y tener en cuenta el punto de vista que la edad marca a todo escritor, sobre todo si hablamos de una obra cercana al ensayo.

Quizás la parte que menos me gustó, por parecerme demasiado larga y algo repetitiva, es la que se dedica a la religión. En el otro extremo, me parecieron especialmente curiosas las reflexiones sobre los idiomas, donde se tocan aspectos como el doblaje de las películas. Eso sí, Luisao tuvo el acierto de cerrar la obra con unas breves genialidades que dejan un sabor de boca inmejorable. En concreto, nos ofrece una revisión, muy irónica y en clave de humor, de la historia de Eva y Adán, Caín y Abel, y Noé. ¡Evangelio según San Luis (Asiaín)! Sin olvidar un poema-receta a modo de guinda final.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Acabo de leer.... Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s