De otro mundo

A todos se les pone carita de tonto cuando hablan de ese lugar. Yo, el benjamín de la casa, nací aquí tan solo unos meses después de que se mudara mi familia. No podéis imaginar la rabia que me entra cuando se ponen a contar historias de un mundo del que no pude formar parte. La calle donde mis tres hermanos aprendieron a montar en bici, aquella madera del suelo que se movía, el trastero en el que mi padre se escondía a fumar en pipa, esa vecina tan cariñosa con la que mamá pasaba las tardes tomando café… Debió de ser una época feliz. Debía de estar bien vivir en la Tierra.

Safe Creative #1203191328857

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De todo un poco. Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a De otro mundo

  1. Laura dijo:

    El final es estremecedor, porque te pasas seis líneas coincidiendo con el pensamiento del benjamín de la casa y resulta que al final …pasó a mejor vida.
    Un abrazo Pablo.

  2. ¡huy!
    Tenía una interpretación clara hasta que leí el comentario de Laura. Luego relectura y vuelta al orígen.
    Me quedo con la convicción de que se vieron obligados a abandonar el planeta, y no la vida.
    Me gusta este micro sutilmente apocalíptico, Pablo.

    Un abrazo,

  3. Elysa dijo:

    Me encanta, aunque no tanto lo que cuenta, es triste pensar que algún día alguien tenga que contarlo así. Porque han tenido que abandonar esste planeta que estamos haciendo tan inhabitable.

    Besitos

  4. Paloma dijo:

    Yo también me apunto al viaje interplanetario. Me gusta tu enfoque y la forma de contarlo. Y espero que no tengas nada de profético!!

    Un abrazo

  5. Cybrghost dijo:

    El giro final es estremecedoramente genial.

  6. Nicolás Jarque dijo:

    Pablo, muy tierna la historia que nos da esa sorpresa final. Espero que no tengamos que vivir una experiencia como esta. Aunque ya veremos, tal como va el mundo.

    Un abrazo.

  7. Rosa dijo:

    Que bien un viaje a las estrellas…Mientras estén juntos tendrán un hogar. Eso es lo que importa.
    Besos desde el aire

  8. Al principio me sentía muy identificado, yo soy el pequeño de una familia de inmigrantes. Y al llegar el final he pensado, ostras, a ver si de donde emigramos fue de la Tierra y no me lo quieren decir…
    Me ha removido cosillas, ya ves tú.

  9. Como señala Pedro y alguno más en los comentarios, la idéa original era que la familia había tenido que escapar de la tierra. Pero, Laura, cualquier interpretación es siempre bien acogida y abre nuevos caminos.

    Elysa, espero que no tenga que llegar ese día y así podamos enmarcar este micro dentro de la ciencia ficción, como dice Paloma. A ver si el mundo comienza a ir algo mejor, Nicolás.

    Gracias, Cybrghost. Es el típico micro de sorpresa final. Un poco tópico pero casi siempre resulta, no?

    Rosa, tú siempre tan optimista. Así da gusto.

    Miguelángel, la historia la escribí por mi experiencia como pequeño de la casa. Mi familia vivía antes de que yo naciera en una casa y siempre están hablando de esos años. Luego debí llegar yo y fastidiar la cosa 😉

    Un abrazo a todos.

  10. Elisa dijo:

    Pues a mí me gusta en el sentido literal (otra vez) y me sobra la última línea, qué coraje da cuando todos comparten unos recuerdos de los que uno se siente fuera. Antes de leer el comentario, el de Pablo, lo sentí como algo vivido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s