Teoría de los espejos (aplicación inmobiliaria)

Justo el día en que me despidieron, mi vecino celebró una fiesta en casa. Puse la oreja en el tabique que nos separa (o que nos une, según se mire) y escuché, entre taponazo y taponazo de champán, como los invitados le felicitaban por no sé qué ascenso.

Ya que las desgracias nunca vienen solas, unas semanas después murió mi madre de forma repentina. A esta demoledora pérdida se unieron los llantos de recién nacido que comenzaron a escucharse en el piso de al lado y que elevaron a la categoría de imposible el más mínimo descanso.

Más huraño y antisocial que de costumbre, ni siquiera me extrañó encontrar a finales de mes una nota de despedida de mi esposa. Mientras leía aquel escrito, una auténtica oda a mi despreciable figura, pude oír el pendular chirrido de la cama del vecino. Y esos gemidos de placer tan amargamente familiares.

Safe Creative #1202131075165

certamen microrrelatos ventadepisos.com

——————————————————————————————————

Pruebo suerte con esta historia en el I Certamen de Microrrelatos ‘Ventadepisos.com’. Los interesados en participar pueden pinchar en el sello del concurso para conocer las bases.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Concursos y encuentros. Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Teoría de los espejos (aplicación inmobiliaria)

  1. Nicolás Jarque dijo:

    Pablo, me ha gustado mucho esos reflejos inmobiliarios que suceden en un piso y otro. Bien construido e hilado con el título.

    Un abrazo.

  2. Este juego de espejos tiene una hondura emocional profunda, Don Pablo.
    Con un desarrollo estricto de una trama que pendula entre la desgracia y su contrario, el lector empatiza cada vez más con el desafortunado. Al menos este lector se siente en cada paso más cerca del personaje.

    Como no puedo introducir audio al comentario, dejo aquí todo lo que me da la creatividad: clap, clap, clap.

    Un abrazo,

  3. beatrizolandia dijo:

    Genial microrrelato, eres un crack. Envidia cochina te tengo 😉

  4. Quizá habla del equilibrio del universo. Pero fíjate tú, que siendo éste infinito, el otro extremo va y se manifiesta justo al otro lado del tabique.
    Que tengas mucha suerte, Pablo, a mí me parece muy bueno.
    Saludos

  5. Cybrghost dijo:

    El final es demoledor. Aunque yo sigo soñando con un piso en el que no tenga que oír al vecino.

  6. Elysa dijo:

    Suerte con el concurso, Pablo. Me gustó, cada desgracia del narrador es felicidad para el que está al otro lado de la pared. ¡Pobre!

    Besitos

  7. Como todos tus relatos lleva sello propio, Pablo. Originalidad y sarcásmo y buena letra. ¡Mucha suerte con el concurso!

  8. Las relaciones con los vecinos pueden llegar a ser muy difíciles, pero lo que cuentas tú son palabras mayores. No veo escapatoria para el protagonista. No la veo, no.
    Un beso, Luisa

  9. bajoqueta1 dijo:

    Me ha gustado pero el pobre vaya! jajajaja.

    A ver si me animo a escribir algo 🙂

  10. Gracias, Nicolás. El tema inmobiliario venía en el guion del certamen, pero me alegra que te guste el micro.

    Joder, Pedro. No sabes cómo agradezco tus palabras. Sobre todo porque vienen de alguien cuyos escritos admiro realmente.

    De envidia nada, Beatriz. Ya me hubiera gustado a mí escribir esa ‘Fauna periodística’: http://beatrizolandia.wordpress.com/

    Si es que el universo es muy puñetero, Miguel Ángel. Muchas gracias por tus ánimos.

    No estaría mal eso de no escuchar al vecino, Cybrghost. Pero no valen urbanizaciones y demás barrios prefabricados. Yo quiero una casita en medio del campo. Eso sí, con internet, luz y agua caliente.

    Gracias, Elysa. La verdad es que me ha salido un protagonista un poquito desgraciado, lo cual siempre despierta más simpatías.

    Gracias, Silvia. Uno de los piropos que más me gustan que lancen a mis micros es que digan que se reconoce q es mío. Así que, otra vez, muchas gracias.

    Sin escapatoria, Luisa. Le he puesto al pobre en un callejón sin salida. Aunque siempre puede cambiar de domicilio, no?

    Ánimo, bajoqueta1. No perdemos nada por probar suerte.

    Abrazos para todos.

  11. Bueno el relato, no así el concurso, que me me trae a la cabeza el timo piramidal de Amway.
    Una forma bien barata (175€) de hacerse publicidad.

    Saludos.

    • Pues es una forma de verlo, Juan Carlos. Yo prefiero pensar que casi cualquier iniciativa que promocione el microrrelato es buena. Y por la publicidad no hay que preocuparse, que este blog es de aforo más bien limitado. Eso sí, cuento con una parroquia fiel entre los que te incluyo. Un abrazo

  12. Laura dijo:

    He visto ese certámen de Micros de Pisos. ¿Y sabes?, el tuyo me ha encantado. También me animaré a crear uno, que las casas dan mucho juego. Perfectas las dos realidades separadas por un tabique. El personaje es …entrañable ….hay muchos de estos en todos los inmuebles, a los que la Diosa Fortuna no les favorece.

    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s