Que me come la marrana

"Cochino", por A. Carrasco

A mi hermana y a mí nos encanta quedarnos a dormir en casa del abuelo. Aunque nos manda pronto a la cama, aguantamos despiertos todo el tiempo que sea necesario hasta escuchar los gritos del viejo. “¡Que me come la marrana! ¡Por Dios, ayúdenme que me ha enganchado del lomo!”. Entonces vamos a su habitación y le vemos revolverse entre las sabanas con la pesadilla de todas las noches. “¡La marrana, que me come!”. Mientras yo imito el sonido de un cerdo, mi hermana saca la dentadura del vaso de la mesilla de noche y comienza a pellizcar con ella los lomos del anciano.
Safe Creative #1105199254964

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Viejetes. Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Que me come la marrana

  1. Ana dijo:

    Qué bueno, me parece ver a Heidi y a Pedro tomándole el pelo al abuelo!!! Pobre hombre, o será que no es una pesadilla sino que le gusta el juego.
    Un abrazo

  2. Jajaja qué bueno Pablo, ese doble sentido…

    Un abrazo

  3. Qué nietos más encantadores!!!
    Pero.. no deja de tener gracia esa mala uva.
    Un beso, Luisa.

  4. Propílogo dijo:

    Cría nietos, y te morderán el culo…
    Saludos
    Gabriel

  5. CYBRGHOST dijo:

    Que le den muchos sustos al abuelo y les va a dar la paga poco tiempo :-).
    Me gustó.

  6. BRAVÍSIMO, PABLO!!!!
    CHAPÓ

  7. depropio dijo:

    Como dice Ana, unos Hansel y Gretel muy cabrones 😉

  8. La verdad, Ana, es que imaginar haciendo estas cosas a Heidi o a Pedro supone que se me caigan al suelo los mitos de la infancia. O incluso, como dice De Propio, unas Hansel y Gretel cabroncetes sin casa de chocolate que morder.

    Gracias, Ángeles y Luisa, aunque tienen poco de encantadores, son algo marranos. Y luego está el problema que señala Cybrghost, que a esas edades no está el corazón para muchos sustos, no?

    Me encanta tu refrán, Propílogo.

    Patricia, gracias por tus palabras.

    Un abrazo a todos.

  9. Sanchi dijo:

    Que bueno…¡¡¡¡¡ A esto se le llama deyavee, es como si ya lo hubise vivido antes, jajja.
    Me encanta saber que los ratos en los que te pego la chapa al final sirven para algo.
    Grande.

  10. Elisa dijo:

    Lo del doble sentido de Ángeles me dejó pillá y me olvidé de comentar. ¿Cuál es el doble sentido? ¿Está en lo de “marrana”? Ay, pero qué mentes retorcidas :D.

  11. pablogonz dijo:

    Muy buena esta historia psicorural. Ilustra la faceta amable de la vida en el campo, fuera de las espaldas mojadas los sabañones el frío los crímenes oscuros…
    Un abrazo destremendizado,
    PABLO GONZ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s