Piso compartido

Me alegra el día verlas corretear por el pasillo cada vez que llego a casa. ¡Se arremolinan a mi alrededor para darme la bienvenida! Sin embargo, el alocado baile les dura hasta que cierro la puerta, pues luego se quedan tranquilas, cada una en su sitio. Dormitan por los rincones más escondidos e incluso algunas veces huyen de mis manos si trato de agarrarlas. Tengo que abrir alguna ventana para que las pelusas de mi casa vuelvan a danzar.
Safe Creative #1103138699708

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De todo un poco. Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Piso compartido

  1. Un canto a las pelusas?¡
    Me has matado.

  2. No es de extrañar que conserve las pelusas: siempre es gratificante que alguien te reciba con revuelo y alborozo al regresar a casa.

    Saludos.

  3. Maite dijo:

    Muy bueno, me ha encantado, creo que éste es una perfecta definición de microrrelato. Sabía que querías engañarnos, primero pensé en ratas, o incluso en hadas, pero nunca pensé en que eran pelusas, pero todo cobra sentido cuando lo descubres y relees el texto, no hay nada fuera de lugar (para mi gusto) Un fuerte abrazo

  4. Sí, Luisa. Con la compañía que me hacen se merecen un canto y dos.

    Como dice Juan Carlos, es muy gratificante su baile. ¡Eso sí es una recepción en condiciones!

    Muchas gracias por tus palabras, Maite. Pensé titular el micro “Si yo tuviera una escoba”, pero me parecía demasiado evidente. Me alegra que te gustara.

    Saludos a todos.

  5. Puck dijo:

    jajaja me ha encantado. Este fin de semana el suplemento de algún periódico publicaba un reportaje de un fotógrafo de pelusas no?. No solo hay que abrir la ventana, se podría estudiar qué música les gusta más 🙂
    Saludillos peluseros

  6. pablogonz dijo:

    Yo le tengo mucho cariño a las pelusas, Pablo. Cuando vivía en Madrid (una de las ciudades más pelusientas del mundo), tenía alquilado un apartamento de dos piezas que no barría jamás. En el suelo podían verse los senderitos por los que yo solía transitar y al lado de ellos las maravillosas pelusas con sus gentiles movimientos (yo los notaba cuando abría las ventanas). Encantador micro.
    Un fuerte abrazo,
    PABLO GONZ

  7. Elisa dijo:

    🙂
    Qué buen micro, Pablo, no sé qué añadir después del magnífico análisis de Maite. Tal vez que transmite alegría de vivir, capacidad de disfrutar de las mínimas y mucho, mucho, sentido del humor. Felicidades por el micro y por todo lo demás.

  8. Elisa dijo:

    (donde dice “mínimas” debe decir “cosas mínimas”)

  9. CYBRGHOST dijo:

    Si alguno andáis escasos de material, a mi no me gustan, y tengo muchas así que el que quiera le dejo las pelusas que quiera.
    Muy divertido, me gustó mucho.

  10. La Rubia dijo:

    Genial el micro de las pelusas Pablito!!!
    Yo también he vivido en un piso lleno de pelusas y las llamabamos los guardianes del piso, si se hubieran puesto a ladrar no habría sido nada raro. Son algo guarras pero la verdad es que acompañan.
    De hecho si lo piensas bien son un buen animal de compañia: no hay que darlas de comer, ni sacarlas a pasear, ni se mueren, ni hacen ruido,… Esto podría ser una nueva entrega de tu bestiario.
    Un beso sin escoba.

  11. Muy bueno Pablo, yo al principio pensé en sus hijas, hasta que me dije, no, deben ser ratas claro, y luego resulta que eran pelusas!. Nos has tenido en vilo hasta el final. Lo malo de las pelusas es que no pagan su parte del alquiler, bueno en cierta forma, te regalan su danza como pago…

    Un abrazo

  12. Bueno, Puck, si encima danzan al son de la música ya sería la leche, no?

    Habría que ver ese piso, Pablo. ¡Con senderos y todo! Yo, por el camino que voy, no tardaré en llegar a ese nivel. No veas la de polvo que tiene la escoba de mi casa.

    Gracias, Elisa, por tus palabras. Me gusta eso de que el micro dé alegría y haga reflexionar sobre la capacidad de disfrutar de las (cosas) mínimas.

    Pues a lo mejor te pido que me envíes por correo certificado un par de bolsas, Cybrghost. Eso sí, a buen precio, si es posible.

    ¿Una nueva entrega del bestiario, Rubia? La verdad es que será por animales en mi casa, visibles e invisibles.

    Es verdad, Ángeles, no pagan las jodías. Se hacen las sordas cuando les saco el tema del alquiler. Qué perras!

    Saludos a todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s