Al cotilleo

"Italian Post Cycle, Milan", por jay8085

El pueblo entero estaba como loco de contento con el nuevo cartero. No importaba que confundiera a unos vecinos con otros, ni que se le fueran cayendo las cartas mientras circulaba con su bicicleta de arriba para abajo. Era un completo desastre pero estaban encantados. Nunca habían tenido tantos temas de conversación.
Safe Creative #1103068644021

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De todo un poco. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Al cotilleo

  1. ja ja, me alegro, nada mejor que tener motivo para estar contesto.

    Un abrazo

  2. Y aún mejor si en vez de contesto está contento.
    Otro abrazo más.

  3. Elisa dijo:

    No sé, no sé Pablo. Tal como están las cosas de lo único que podrían informarse es de las cuentas bancarias y de los recibos de la luz, las cartas ya pasaron a la historia.

    Fuera bromas, tu micro incide en una reflexión que llevo algún tiempo haciéndome. Parece que a veces al escribir vamos por detrás de la realidad, seguimos hablando de cartas cuando ya nadie las recibe ni las escribe, pues nos comunicamos por correos, mensajes y llamadas telefónicas. Pienso que se debe al prestigio literario que tienen las cartas y a que a veces seguimos, de forma más o menos consciente, más a los modelos literarios que a la realidad que nos rodea.

  4. Ana dijo:

    Esto pasa sobre todo en los pueblos, bueno sería que en una gran ciudad las personas hablaran, aunque fuera del cartero…
    Conozco esa sensación del gusto que da hablar de algún nuevo suceso, cotilla que es una, oyes!
    Abrazos

  5. Desde luego que el cartero era como una atracción de circo, y además con cotilleos de por medio.
    Buen micro Pablo

    Un abrazo

  6. pablogonz dijo:

    Un buen micro, Pablo. Interesante metáfora de la importancia social de todas las personas (no sólo de las que hacen bien su trabajo). En cierta forma, el cartero tenía que ser italiano, como su bicicleta. Y tú supiste verlo, aunque también podría haber sido sueco, al menos en mi imaginario.
    Un fuerte abrazo,
    PABLO GONZ

  7. Muy bueno, me identifico con el cartero, ¡que buena oportunidad para charlar la de repartir cartas! Disiento con Elisa, lo que va por detrás de la realidad es la imaginación, no la escritura. El cartero existe y la carta también, pensar en su inexistencia es pensar a su vez en la desaparición de la escritura manual. No todas las cartas que se escriben son remitidas al correo, algunas son secretas, otras subversivas. No puedo imaginarme a un suicida dejando bajo la sombra de su cuerpo bamboleando de una cuerda, un balckberry, una netbook o incluso una PC con una nota de despedida escrita en Arial 14. A mi entender la carta subsiste conviviendo con el mail y el chat. Es cierto que casi nadie manda cartas, sin embargo en este corto cuento que acabo de leer, en algún sitio un cartero descuidado las entrega de casa en casa. Y como si fuese un defensor de lo analógico además charla con la gente los umbrales. Un abrazo.

  8. Gracias por tu comentario, Patricia. Un motivo para estar contesto, digo… contento.

    La verdad, Ana, es que todos caemos de vez en cuando en eso del cotillo. Yo siempre empiezo con eso de “No es por criticar, pero te has fijado en Pepito (etc)”.

    Gracias, Ángeles y Pablo. Pues es verdad que en mi mente era un cartero italiano en un pueblo italiano. ¿Será por la novela-película ‘El cartero de Pablo Neruda’? Vete a saber.

    Interesante el debate entre Elisa y Julio. A mí me ocurre lo que dice Elisa. En mis historias introduzco elementos un poco caducos (en este caso, las cartas, pero en otros relatos, por ejemplo, he utilizado un contestador automático, algo cada vez menos usado) y creo que es porque tienen un cierto toque romántico. La duda que tengo es si los correos electrónicos tendrán ese glamour con el paso del tiempo.

    Y coincido con Julio en que la escritura es algo que nunca desaparecerá y que es bueno escribir sobre prácticas en desuso, como las cartas, aunque solo sea como modo de luchar por su supervivencia. Algo así como los libros electrónicos. Para mí es un gran invento y muy útil, pero sigo necesitando los libros físicos y creo que nunca desaparecerán.

    Saludos a todos

  9. Sanchi dijo:

    Tu el caso es darle escusas al que por naturaleza es un desastre…
    ¿Por que sera?

  10. Elisa dijo:

    Je, je, me encanta el debate, sobre todo si es con Julio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s