En mi cabezón

No me atrevo a contar a nadie lo de las voces. Ni a mi mujer, ni a mis amigos, ni siquiera al médico de cabecera. Si lo que escuchara fueran órdenes para quemar la casa o matar al jefe, la cosa sería más normal. ¿Pero cómo explicar que, desde que me levanto hasta que me acuesto, escucho a Machín cantando Dos Gardenias?
Safe Creative #1101308376954

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De todo un poco. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a En mi cabezón

  1. Puck dijo:

    jajaja ¡¡podía ser peor!!!
    Saludillos cantarines

  2. Caboclo dijo:

    Desde luego es para mantenerlo en silencio. ¡Si por lo menos escuchases negritos negros!

  3. Elisa dijo:

    Va a ser difícil, sí, explicarlo. Puede ser un caso de posesión progresiva. Y también podía ser peor. ¿Conoces esa canción de Machín que comienza “Yo no tengo padre, yo no tengo madre, yo no tengo a nadie que me quiera a mí, yo soy ¡el huerfanito!”? Pues imagínatela dándo vueltas en la cabeza.

    Besos.

  4. Su dijo:

    Jeje, si fuera a un psicólogo seguro que le decía que se trataba de ideas obsesivas…

    A mi me pasa habitualmente que la cancioncita más horripilante me invade la cabeza y no puedo parar de taraear en cualquier lugar. Cosas que pasan…

    Muy bueno, y la música ya sabes… estupenda.

  5. Ana dijo:

    Lo peor puede ser cuando escuchas que los demás la cantan, porque sin darte cuenta la tarareas, es más, seguramente no lo comentáis en casa, pero os pasa a todos y sufrís en silencio, como con las almorranas.
    Abrazos musicales

  6. No me extraña que esté preocupado y que no se lo diga a nadie, es imposible que al que escucha no se le escape una sonrisa.
    Pobre, qué pena.

  7. Podría ser peor, Puck. Por ejemplo, escuchar a Enrique Iglesias o a Fraga dando un discurso. Y mejor con los angelitos negritos que Caboclo dice.

    La canción que dices, Elisa, la conozco porque Pepe Domingo Castaño la utiliza en ‘Tiempo de juego’, de la Cadena Cope, para anunciar el piponazo. Canta el tema cambiando la palabra “huerfanita” por “el piponazo”. Eso sí que es un espectáculo.

    La música se debe a Su, que fue quien me recomendó ‘Love of lesvian’. Cuento más lo escucho, más me gusta. Y eso no me ocurre muy a menudo. Así que los sufro en silencio, como dice Ana, y anda de acá para allá tarareándoles.

    Sí que da un poco de pena, Luisa. Pero imagino que todo será acostumbrarse. La pena es no poder cambiar de emisora (je, je…).

    Saludos a todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s