Juego absurdo

"tic-tac-toe", por the small print

Dos jubilados de Abioncillo de Calatañazor (Soria) llevan cuatro años jugando la misma partida de tres en raya. Empiezan temprano, a eso de las nueve, y hacen un parón al mediodía para tomar un chato de vino y comer. A las ocho y media de la tarde lo dejan hasta el día siguiente, cuando volverán a verse las caras esperando que su contrincante falle.

Bernardo Quirós Romero, de 78 años, ocupa el espacio central, mientras que Paco Rodríguez Caso, de 81, se mueve por las casillas de la periferia tras realizar en noviembre 2006, como primer movimiento, la clásica apertura francesa.

Si alguien les pregunta por qué no dejan esa absurda partida, Bernardo suele responder que en algo hay que matar el tiempo. A lo que Paco añade: “Qué tendrán que ver los cojones para comer trigo” –que aunque no tiene sentido en este contexto, suena muy contundente-.
Safe Creative #1011147852079

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Viejetes. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Juego absurdo

  1. Puck dijo:

    jaja ¡cómo que no tiene sentido!!! frase más castiza!!!. Seguro que Bernardo y Paco tienen ya sus propios aficionados, aquellos que miran la partida por encima del hombre, y opinan y comparten después el chato. Me ha encantado conocer a estos dos personajes. Saludillos

  2. Me gusta el relato. Y me gusta esa repetición de la partida, ese hecho que hace que los días sean iguales, pero sean diferentes, porque llegada cierta edad, ya no hay partidas absurdas.

    Un saludo

  3. Ana dijo:

    Lo que más me gusta es el optimismo que mantienen “esperando que su contrincante falle”. Un relato realmente encantador, si paso por ese pueblito iré a verles jugar, y aprender.
    Un abrazo

  4. Su dijo:

    Quizás sea la gran partida que ninguno de los dos quiere perder.

    Ole por ellos.

    Abrazos

  5. pablogonz dijo:

    Me gustó el micro, Pablo. Escrito con un chisposo tono periodístico, relata una historia absurda pero cargada de sentidos ocultos: se ven las rencillas propias de todos los pueblos, el aburrimiento de la vejez. Y sin embargo la obstinación, el cariño… Un relato muy conseguido, ya te digo.
    Abrazos admirados,
    PABLO GONZ

  6. Seguro, Puck. El Canal Plus está pensando en retransmitir la partida, para que opinemos todos.

    Ángeles, la frase “llegada cierta edad, ya no hay partidas absurdas” es casi un microrrelato en sí misma.

    Pues el pueblo existe, Ana. Aunque te va a costar más encontrar a la pareja de jubilado. Eso sí, aprender es muy fácil.

    Yo creo, como Su, que están los dos aguantando la partida, por pasar el rato y porque no tiene nada que ver los cojones para comer trigo. Y por más razones que se me escapan.

    Gracias por tus palabras, Pablo. Leyendo tus comentarios aprendo más de mis propios textos e incluso descubro nuevas cosas ocultas.

    Saludos a todos.

  7. Maite dijo:

    Pablo, me gustó mucho. Tratas muy bien el asunto de la vejez, sus manías, sus formas, su idiosincrasia, con esa partida que no es de ajedrez porque tal vez requiera demasiada concentración, o tal vez demasiado tiempo que puede no tengan. Cambias el tablero por uno del tres en raya, y lo haces muy bien. Muy bueno, de verdad.
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s