Telerrealidad

"One less tv", por Kevin Steele

En un salón con paredes de gotelé, con un mueble de madera que en realidad no es de madera, agujereado por estantes repletos de figuritas de porcelana, un hombre observa la tele. Se muere de envidia al ver a una mujer que enseña a cámara las figuritas de porcelana que llenan los estantes que agujerean el mueble de madera (que en realidad no es de madera) de su salón con paredes de gotelé.

-Su vida sí que es interesante –piensa el televidente.

Y suspira.
Safe Creative #1010057511977

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De todo un poco. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Telerrealidad

  1. Su dijo:

    Me vinieron a la cabeza lo típicos programas del corazón que no hay por donde cogerlos y me hacen preguntarme qué es lo que les ve la gente para mantenerse delante del televisor… Supongo que la respuesta está dada.
    Abrazos

    • Yo también me hago esa pregunta, Su. Realmente me llama la atención la cantidad de personas que ve ese tipo de programas. Aunque este micro va más enfocado a esos programas de telerrealidad (callejeros, quién vive ahí, etc) que tanto abundan por la parrilla actual.

  2. patricia dijo:

    en Argentina ‘la vida’ pasa por la tele, si no estás allí es porque no existís. O sí, pero dentro de un sueño que apenas es real para vos mismo.
    Un abrazo.

  3. pablogonz dijo:

    Este micro es muy interesante, Pablo. Pero creo que las dos últimas líneas sobran. La información que transmiten está contenida ya en la expresión “se muere de envidia”.
    Un fuerte abrazo,
    PABLO GONZ

    • Pues puede ser, Pablo. Fíjate que uno de los problemas más grandes que tengo al escribir es imaginar la comprensión del lector. Es decir, si dejo claro el mensaje. Y como normalmente dudo, tiendo a añadir para dejar las cosas más claras, lo cual es un error. Casi siempre menos es más, pero me cuesta mucho saber si se entiende lo que quiero decir.

      • pablogonz dijo:

        Existe una técnica para “imaginar la comprensión del lector” (acertada expresión) y es distanciarse del texto, dejarlo reposar algunas semanas, sin volver a él. Cuando tu mirada se oxigena, lees el texto de nuevo y te das cuenta enseguida de lo que sobra y lo que falta.
        Un fuerte abrazo,
        PABLO GONZ

  4. Gracias, Pablo. Seguiré tu consejo.

  5. Elisa dijo:

    Pablo, ¿me lo prestas? Me parece muy interesante para llevárselo a mis chicos a clase. Creo que probaría sin las dos últimas frases, como dice Pablo Gonz, y después, si fuese necesario, les daría las otras dos. Un ejercicio para desarrollar su capacidad literaria y, por supuesto, su capacidad crítica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s