Castigados sin postre

Foto de Arquera

Hasta que decidimos volver a colgarla en la pared no regresó la calma. Fue Marcos quien la trajo a casa, escondida entre sus manos. Las abrió un poco para enseñarme aquel tesoro. “¿No la ves, enano? –dijo-. Es un hada verde”. Tuve que concentrarme mucho para descubrirla. Como tenía las alas rotas, la dejamos prendida con una pinza en una alcayata. Pero el sábado nos quedamos solos y mi hermano decidió soltarla. Comenzó a aletear torpemente por el salón, tirando todo lo que encontraba a su paso. No nos dio tiempo a recoger ese desastre antes de que llegara mamá.

[Relato participante, sin mayor éxito, en el concurso de microrrelatos de la Cadena Ser y Escuela de Escritores]
Safe Creative #1006066527238

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Concursos y encuentros, Niñatos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s